miércoles, 18 de febrero de 2015

Hombre Desperado (I)

-Mi carro arrolló a un niño.
-Oh, no ¿cómo ha pasado?.
-Revíselo.
-No entiendo cómo pasó.
-¿Y mi hijo?.
-Por allá está.
-¿Y esto cómo ha pasado?.
-No lo sé, eso intentamos averiguar.
-....Yo creo que no le pasaste el freno de mano.
-Yo estoy seguro de que lo hice.
-Y si te fijas, parece que la palanca está alzada, así que sí lo pasé.
-¿Pero, por qué se movió?.
-Será que, con el uso, la presión de la palanca se ha ido perdiendo y, con el temblorcito de aquel camión al pasar o algún que otro golpe, la soltaron y rodó colina abajo.
-Ok (lo que dice es largo y elocuente debe ser eso lo que pasó), ayudemos a la señora.
-Y éste cable, ¿qué hace atrapado por la palanca?, ¿Será que fue esto?¿Será que es mi culpa?.
-Pero un cable no es suficientemente fuerte para sacar una palanca, además, eso ya ha pasado y no evitó que subiera.
-Oh, mira ya se llevan al chico en la ambulancia, pero no creo que sirva de mucho.
-Deberé despedirme de ella.
-Nah, entre tantas lágrimas no me verá, solo dejaré mi tarjeta lo más cerca posible, y buscaré alguien que me remolque el carro.
-Atrapen a ese tipo, él es el culpable, por ir tarde no subió la palanca y se soltó cuando le cayó encima esa cosa que estaba pegada al espejo.
-Pero fue un honesto error, a cualquiera le pasa, ¿no?
-Además, para su información, me despidieron por llegar tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada